5 emprendedoras gallegas apuestan por una cosmética 100% natural, ecológica y sostenible

Por Marita Seara

Hay tres temas que en estos últimos meses han ocupado mi cabeza: la mujer, lo rural (sobre todo, el gallego) y el edadismo. Estas tres palabras me han estado impulsando a navegar en internet, hasta que un buen día me detuve en un artículo que tenía todos los ingredientes: 5 fabulosas mujeres gallegas, emprendedoras de más de 48 años, que decidieron “un día maravilloso”, unirse y apostar por una cosmética kilómetro cero en el rural gallego.

Cuando comencé a leer sobre ellas, me decía a mí misma: “debo conocerlas”. Así que les escribí y, una vez que regresé de Francia, tomé a mi madre (que le encanta lo rural, las plantas medicinales y, por supuesto, todo con lo que nos conseguimos en nuestra aventura), el coche de mi padre -un viejo Citröen que nunca nos abandona- y el GPS que nos llevó a solo una hora y algo más de Ourense, específicamente a Monterroso en Lugo (Galicia).

Foto de Muuhlloa

Bueno, pues qué decirles al ver la Granxa Maruxa. Nos encantó y nos enamoró a primera vista, pero esperad a que os cuente del resto de las instalaciones.

Aunque Muuhlloa es relativamente nueva, estas cinco emprendedoras llevan mas de 19 años apostando por lo rural: unas con Granxa Maruxa y otras con la Cooperativa Milhulloa, unas apostando por la leche y otras por las plantas.

«Las materias primas están muy mal pagadas. Ordeñar todos los días, hacer como lo estamos haciendo es inviable. Yo soy la más joven, con 48 años, y nos parecía que, a nuestra edad, con nuestros estudios y lo que estábamos haciendo, necesitábamos dar un salto, hacer un producto elaborado más allá de vender leche y plantas”, sostiene Marta

Marta y María nos recibieron ese día. Son hermanas, son entusiastas y nos hicieron sentir como en casa. Pero luego nos dimos cuenta de que no son ellas dos las únicas fabulosas…todas lo son. Te contagian y te hacen creer que realmente todo es posible si luchas, sonríes siempre y amas lo que haces.

Esta ha sido más que una entrevista, ha sido una conversación donde hablamos de todo: la cosmética que producen, la cadena de producción Km «0» que está involucrada en la elaboración de cada crema o gel; nos emocionamos hablando de lo rural y la necesidad de apostar por él, de nuestra Galicia, de los beneficios de sus plantas y de que sí se puede, que después de los 48 no eres menos poderosa; todo lo contrario, tienes la fórmula mágica para continuar, para crear, para inventar, para reinventarte….

Aquí os dejo nuestra conversación con estas emprendedoras.

Voces Visibles: ¿Cómo nació la idea de Muuhlloa y cómo llegásteis a lo que tenéis hoy?

Marta: Se nos ocurrió, de repente, en un día maravillo. Yo era muy fan de Milhulloa porque eran pioneras en Galicia en el cultivo de plantas medicinales (de hecho, no había legislación en Galicia sobre el tema). Siempre quisimos trabajar juntas, pero no sabíamos cómo, yo con una granja y ellas con una cooperativa de plantas…pero un día surgió la iluminación: “oye, ¿por qué no hacemos cosmética con la leche de mis vacas y con sus plantas?”

En el mercado no había nada parecido. Sí, hay cosas hechas con leche en polvo o con la proteína de la leche, pero justo de la leche recién ordeñada como hacemos nosotras, no había nada. Comenzamos a hacer pruebas. Chusa es farmacéutica y empezó con una batidora, con la leche, con sus oleatos de plantas a hacer pruebas. Claro, para poder tener código farmacéutico, dar de alta un laboratorio y una serie de historias, era inviable económicamente. Así que buscamos en internet y nos encontramos a sólo 60 kilómetros de nosotras un laboratorio en Carballiño (Iuvenor Lab). Es decir, estamos hablando de Km «0», un laboratorio que trabajaba para terceros.

«Allí nos fuimos las cinco con nuestra idea, con nuestra fórmula y, claro, cuando llegamos allí, pensamos: Dios mío. Un tremendo laboratorio y nosotras llevábamos un cubito con hielo, una botella de leche y una de aceite. Nos miramos y decíamos: ‘se van a reir de nosotras cuando vayamos con la idea y de esta manera’”

Nuestra sorpresa fue cuando vimos que todas (menos el Director Técnico) eran mujeres.  Alucinaron con nuestro proyecto. Fue un reto también para ellos porque no habían hecho nunca este tipo de cosmética.

Lo que queríamos hacer nosotras era dar a las materias primas que producimos el valor añadido que merecen. Comenzamos con las pruebas. La media de desarrollo de cada producto es un año y medio, porque es muy difícil estabilizar la leche; somos totalmente ecológicas (de hecho, tenemos el sello EcoPlus) y el proceso es más largo; tardamos muchísimo. Como 2 años y medio o más para lanzar un producto al mercado que se mantuviera.

El Kilómetro «0» de la cosmética

Fuente Muuhlloa

Hace pocos meses, hice un trabajo sobre la Gastronomía y el Kilómetro Cero porque justamente en Galicia (como en muchas zonas de España) se está promoviendo el mercado de cercanías. Pero, no sé por qué, no me imaginé que esta tendencia de aprovechar los productos que se producen y comercializan en un radio de menos de 100 km con la finalidad de reducir la contaminación y reforzar la economía local, se extendiera a otros ámbitos, a otras áreas. Cosa que me encanta porque es una manera de darle valor a lo que producimos y, asimismo, de impulsar nuestro entorno, lo rural…algo tan abandonado y que, al menos a mí, me causa mucha preocupación.

Marta: En Galicia somos muy conocidas a nivel de la Administración, de la Xunta, nos han dado muchos premios. De repente, nos recibieron en todos los despachos de maravilla, alabando nuestra idea de “cosmética kilómetro cero

María: Claro, estamos hablando del mercado de cercanías; es la ecología en su justa forma, porque la ecología no es sólo que tu producto sea ecológico sino que tenga la menor pegada (huella) energética posible y que, teniendo los recursos, aprovechemos los que nos ofrece cada zona.

Marta: Te doy un ejemplo con “la lavanda de provenza”. El 85% de la lavanda viene de España. Entonces, ¿por qué no aprovechar lo que tenemos aquí cerquita, para elaborar nuestros productos?

No es de extrañar que estas cinco chicas recibieran entusiasmo y reconocimiento por donde pasaban, pero también pienso que lo más lógico sería que las autoridades que alababan su emprendimiento también trataran de darle más apoyo. Porque con un emprendimiento exitoso, se arrastran más, se contagia el deseo de seguir adelante y de darle el justo valor a los productos autóctonos, a las tierras, a los pueblos, a lo rural…y, por lo tanto, el progreso.

Marta: Nos encontramos con ese recibimiento fantástico de todas las autoridades, pero nunca obtuvimos una subvención. Salimos con un crédito personal, una póliza de seguro muy pequeñita y, claro, para estos temas de investigación hace falta dinero: tiempo y pruebas que hacer. Al final, ya tenemos tres productos en el mercado.

Todos los productos de Muuhlloa son ecológicos y muy bien escogidos. Trabajan con productores conocidos que tienen su misma filosofía. “Sabemos cómo trabajan, cómo tratan el producto y, por ello, nos unimos para seguir desarrollando muchísimos productos más”

Marta: Llevamos, por ejemplo, dos años haciendo las pruebas con el Gel Shampoo. Es un producto que contiene 20% de miel sin filtrar, ecológica; leche recién ordeñada, levadura de cerveza de otro productor…

María: El problema es claro: la financiación. La producción de cada producto es a largo plazo y, luego, por supuesto, el producirlo tiene un coste elevado. Como somos tan pequeñas, al final acabamos atascándonos: no podemos producir en demasiada cantidad y, entonces, cuando comenzamos a recuperarnos, hay que volver a producir. Todavía nos falta llegar a esa fase en la que podamos tener mayor seguridad en la producción.

Es por ello que acudieron a un Crowfunding y, como nos cuenta Marta «fue maravilloso, hemos recibido mensajes de apoyo de toda España, hay gente que donó sin pedir recompensa a cambio. Gente que no nos conocía de nada y conseguimos 10 mil y pico euros».

Y nos consta lo que dice Marta. Ese día estaba una pareja encantadora, proveniente de Madrid, que se les veía la felicidad en los rostros. Sin conocer a estas 5 emprendedoras, contribuyeron en el Crowfunding. La recompensa no podía ser mejor: pasar el fin de semana en casa de María, esa casa donde nació su padre y que solo a unos metros están esas vacas que duermen y caminan al ritmo de Mozart y se preparan para dar una leche que es parte de esa maravilla que produce en la piel los productos de Muuhlloa.

Cosmética para tod@s

Fuente Muuhlloa

Las 5 socias rondan los 50. “Estas viendo una cosmética carísima que para acceder a ella tienes que tener recursos económicos; así que nos decíamos: ¿por qué no podemos acceder a una cosmética un poco mas asequible?” Como dice Marta, por lo general, los beneficios en muchos productos cosméticos (“sin mencionar marcas”) son de 200% … “unas cosas que no tienen mucho sentido”.

María: Nuestro margen es muy pequeño porque queremos que nuestro producto llegue a todo el mundo. No puede ser que una clase sea la que se pueda beneficiar del producto sano, del producto bien hecho. Por eso también, como ganamos tan poco en la venta de nuestro producto, lógicamente deberíamos venderlo a mucho mas precio para que nos fuera realmente rentable. Pero, también estamos empezando. Estamos en el tercer año. En el tercer año, sobrevivir ya es bastante.

Marta: También al principio tuvimos muy pocos recursos económicos, no podíamos acceder al certificado ecológico. El proceso de certificación ecológico duro un año y pico, con su coste y todas sus historias. Tampoco queríamos salir de Galicia sin este certificado.

María: Porque aquí en Galicia podíamos vender sin ningún problema porque tanto Granxa Maruxa como Milhulloa son referentes de sostenibilidad y de ecología.

Marta: Todas esas pequeñitas cosas nos retrasaron un poco, pero ya. Milhulloa lleva, por ejemplo, desde 2000 en colaboración con universidades.

María: La mayor parte de la cosmética compra la materia prima fuera y nosotras no. La compramos a productores como nosotros. Cuando compramos es el vecino de al lado que hace la mejor miel. A mi me paso en casa; las pruebas las hacemos nosotras. Tenia la muestra en la bañera y al día siguiente un hormiguero, estaban vivas, estaban comiéndose el gel porque no deja de ser leche, miel, levadura de cerveza y mielenrama.

«Hay muchas marcas que se describen como ecológicas y, realmente son biodegradables. Hay mucha confusión. Hay que buscar la ecología, con la cercanía y la sostenibilidad. Esta crema (de cara), viene en cristal de miro para que no se filtre la luz de rayos ultravioleta. La podríamos poner en una cajita y tal, pero ¿para que?, ¿para producir más residuos? El serigrafiado y la imprenta son amigos…

 Apostaron por una sostenibilidad en el corazón de Galicia

Fuente Muuhlloa

Marta: En esta crema estamos cinco empresas: la leche de Granxa Maruxa; aceite de romero, aceite de milenrama y agua floral de mielenrama de Milhulloa; el bagazo de sidra es de Ribela que fue el primero (Jesús) en hacer sidra ecológica en Galicia y está considerada en Forbes como 100 de las mejores sidras artesanales del mundo; Mar de Ardora, empresa que recoge algas con un nivel de sostenibilidad que no esquila el mar; todo lo contrario, tiene plantaciones y llevamos su extracto de alga y la cera de abeja de Polemel. Al final, somos cinco empresas que unimos los ingredientes para hacer esta maravilla.

María: Esta crema no cierra el poro, deja respirar. Hidrata muchísimo (y al equipo de Voces Visibles nos consta, el olor es delicioso).

Marta: Cuando tenemos la producción de la crema y el laboratorio nos dice, por ejemplo, “a las 8 aquí”, tenemos ese día que ordeñar. El día anterior vamos a Milhulloa y recogemos todo lo que haga falta, ordeñamos y salimos con la leche recién ordenada a Carballiño. En menos de media hora esa leche que no ha pasado por ningún proceso, entra en producción. Las propiedades del romero, por ejemplo, no se pierden porque el mismo día que lo recogen hacen el secado.

María: Tenemos una loción capilar que le decimos el bosque en la cabeza. Está en producción y está hecha con alcohol de ortiga, de romero, de boj, de salvia y de pimiento de padrón picante. El padrón es el que queda rojo en planta que el productor no lo vende y nosotros se lo compramos. Es una forma de hacer economía circular; lo que a ellos le sobra, nosotros lo compramos, lo pagamos dignamente para producir otro producto y colaboramos con la gente. Engorda el pelo y frena la caída.

Los productos

Voces Visibles: ¿Cómo ha sido la aceptación?

María: Buenísima, porque el producto es de muy alta calidad. Es que piensa que, por ejemplo, la leche corporal lleva un 40% de leche recién ordeñada, un 10% de aceite de mielenrama y el resto es aceite floral también de mielenrama. Lógicamente, tiene algún conservante natural, algún emulsionante porque sino es imposible. La crema de cara lleva leche, aceite de mielenrama, aceite de romero, estrato de bagazo de manzana, estrato de lechuga de mar, cera de vitamina E y agua floral de mielenrama. Es el 99% del producto activo.

«Nuestra fórmula: tenemos unos precios bastante razonables, es ecológico, hecho por mujeres, somos las únicas que producimos desde el principio. Ordeñamos, plantamos y recogemos las plantas, las secamos, se hace el aceite y eso lo llevamos a un laboratorio que es el que le da la forma última, registro sanitario y hace todas las analíticas para que sea un producto que se pueda comercializar».

Estábamos tan hipnotizadas escuchándolas, que mi madre comenzó a indagar en lo que le gusta: las propiedades de las plantas. Así que, cuando María nos acercó la mielenrama, mi madre estaba feliz porque descubrió que hay muchísima alrededor de su casa y que, además, tiene propiedades increíbles.

María: La mielenrama es depurativa, es diurética, es buena para los dolores de estómago; y, en uso tópico, es una absoluta maravilla. Se hacen emplastos para quemaduras, para cicatrices.

Marta: De hecho, la llaman la hierba de los carpinteros. El carpintero tiene siempre las manos agrietadas y con la mielenrama se las curaba. Los soldados también. Encima, es una planta que no se le ha dado el protagonismo que tiene y que es de fácil propagación. Así que dijimos, es perfecto, es lo que necesitamos. Y, por otro lado, tienes la leche, que nos la pagan fatal. Y la unión hace una crema que bueno pues…(brillos en los ojos y una enorme sonrisa)

Voces Visibles: A las empresas no les interesa

María: De hecho, Bayer esta comenzando a comprar la mielenrama. Nosotros lo que reivindicamos es que se haga un consumo responsable de la zona y creamos bancos de semillas. Hay que aprovechar las plantas que tienes en tu entorno; nosotras teniendo esto que es lo mejor del mundo ¿Por qué no la vamos a utilizar (la mielenrama) y darle valor?, hacer entonces un producto de cercanía y sostenible.

Marta: Nuestras propias semillas que volvemos a cultivarla…

Muuhlloa hace también el camino de Santiago

Fuente Muuhlloa

De Monterroso nos fuimos a Palas de Rei, al centro de producción de Muuhlloa.

La Cooperativa Milhulloa está en el corazón del camino francés de Santiago. Solo unos minutos que estuvimos allí, no paraban de pasar peregrinos de todas las nacionalidades.

Pero no sólo esto cautiva de magia el lugar. Las rocas bien pensadas, los bonsais de castaños y otros árboles no dejaba de maravillarnos.

El pequeño espacio allí estaba. Dos mujeres que corrían, hablaban, sonreían. Todo como buenas gallegas. Dos pasantes de Madrid escogían las hierbas y el secadero allí estaba, preparado para hacer su función: secar lo que iría a parar, en este caso, al Gel Shampoo. Milhulloa dispone de 10 hectáreas de terreno donde realizan su propio cultivo y un «centro de operaciones» donde transforman plantas medicinales y aromáticas mediante un proceso de deshidratación.

Tienen un convenio con la Universidad de Santiago de Compostela, por lo que la calidad de sus productos finales están más que verificados. Milhulloa no solo se concentra en la cosmética, desde hace mucho producen infusiones de artemisa, caléndula, llantén, melisa, menta, milenrama, entre otras; especias como albahaca, tomiño, ajo, cilantro, etc y deshidratados, donde los grelos son los reyes.

Conversando sobre la «España vaciada»

Voces Visibles: Una de las cosas más importantes es que apostáis por lo rural. Ahora se habla mucho del abandono al que esta sometido nuestros pueblos y la necesidad de emprender en ellos, de habitarlos, de darles vida, de creer.

Marta: aquí (en la Granxa Maruxa) tenemos aproximadamente 30 hectáreas en lo ecológico, no hay incendios, estás guardando esto, limpiando los caminos, es una forma necesaria. Damos trabajo a tres personas del rural que viven aquí cerquita.  Sin lo rural no hay nada.

María: un país que no tenga un sector primario fuerte y bien atendido es un país que depende de todo para afuera. En España, desde la cornisa cantábrica hasta Andalucía, tenemos todas las posibilidades, desde zonas de leche, zonas de frutales, etc, todas las opciones y al agricultor y al ganadero hay que mirarlo porque es la base; hay que ayudarlo también a que pueda reconvertir la materia que produce a un precio digno, o que puedas venderla tú sin tener un distribuidor, o crear como nosotras cosmética o vender la leche tú directamente, intentar que ese sector primario este en unas condiciones óptimas.

 Voces Visibles:  Muchos pueblos están en el abandono, pero tampoco se hace nada por mejorar las infraestructuras para atraer gente y emprendimientos

María: sí es cierto que ahora esta lo de la España vaciada, las autoridades hablan mucho de esto, pero es muy complicado actuar. Internet, por ejemplo, no funciona como en el resto de Europa. En cuanto al transporte, aquí si no tienes vehículo no eres nadie. Aquí no pasa ningún autobús que no sea el autobús escolar. La gente si quiere ir al centro médico o toma un taxi o va andando. ¿Cómo hace una persona mayor que no tiene coche o esté sola?

 Voces Visibles: Todo es una cadena, comenzáis vosotras y siguen otros

Foto de Muuhlloa

María: Y vas visibilizando lo rural. Nosotras somos muy positivas y siempre hablamos muy bien de nuestra forma de vida. Estamos muy satisfechas y muchas veces también somos reivindicativas de lo que se podría hacer y no se esta haciendo. Hay mucho por hacer en lo rural. Había una niña que trataba de juntar a la gente de las aldeas como en un taxi gratis para recogerlos y llevarlos al médico. Era una chiquilla de 16 años. ¿Cómo ella veía esa necesidad y no nuestros políticos? Un pequeño microbús en el que te puedas apunta y te puedas trasladar al medico a hacer la compra. Aquí la gente funciona con taxi y es caro: un euro por km.

Marta: También tenemos la suerte de que nuestro padre fue un visionario. Ten en cuenta que esta granja tiene ya 50 años. A mi padre le gustaba el campo. Nació aquí al lado, donde vive María.

 

Más de Muuhlloa

A continuación os dejo la Tienda Ecommerce de Muuhlloa. Os invito a que entréis y la disfrutéis. Allí podréis ver sus puntos de venta, pero ya hoy día no hace falta. Claro, he de decir que amo recrearme la vista, hablar con las personas encargadas de las tiendas, tocar y disfrutar cada producto que se exhibe. Pero cuando no tenemos un punto cerca, la tecnología hace maravillas por nosotras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *